Hola! en que podemos ayudarte?

Más que un pato…

Más que un pato…

Pato: Acompañante en una moto - Copiloto.

Cuando conocí a mi esposo, también llegó a mi vida la pasión por las dos ruedas, después de superar mis propios miedos y limitaciones para subirme a una moto tan grande, me convertí en una cómplice de mi esposo para esos paseos en moto…

Los primeros viajes fueron muy estresantes para mí, sin importar la distancia, subirme a una motocicleta de esas características y dimensiones que no tenía la menor idea de cómo operaba, (bueno, no es como subirse a un carro), y en condiciones totalmente diferentes al confort de mi automóvil, debo confesar que fue toda una Aventura nueva en mi vida, pero desde la primera rodada entendí y supe porque le gusta tanto a mi amado piloto: Es una sensación de libertad, de aventura. La adrenalina de rodar por caminos desconocidos, salirse de la carretera pavimentada a rutas terciarias (en muchas ocasiones sin saber a dónde llevaban), fue entrar en un mundo nuevo, un mundo que me mostro su magia y camaradería.

Me convertí en algo más que un pato, me volví “Una con mí piloto”, a seguir la carretera con sus curvas y moverme con ellas igual que la máquina, a disfrutar del paisaje, de la gente, del viento y de la lluvia.

Me convertí en una copiloto, dos ojos más sobre la vía, con la misión de mantener a mi piloto despierto y alerta, con una conversación amena, aunque a veces yo misma no pueda más del cansancio de la ruta y a llevar esas benditas onces que siempre son tan deseadas cuando terminamos en algún camino desconocido en medio de la nada.

Me convertí en una extensión de una hermosa máquina y en el complemento de mi piloto.

Somos más que un pato, somos compañeras de ruta, de vida, somos esposas, madres, pero también somos moteras!!!

Ludy


Post comments